Publicidad
Martes, 11 Febrero 2020 13:18

Crítica de la película UNDERWATER, con Kristen Stewart (estupenda) y el gran Vincent Cassel (Dobermann, Irreversible)

Escrito por  Publicado en Críticas películas 2019-2020

La hermana pequeña de “Alien: el octavo pasajero”


Año 2020. 41 años después de “Alien: el octavo pasajero”, la teniente Ripley encuentra un personaje femenino digno de rivalizar con ella en lo que a acción se refiere. Y no es otra que la Norah a la que da vida Kristen Stewart en “Underwater”: el mayor parecido a la teniente Ripley que se ha podido ver en la gran pantalla.

La película bebe del clásico de Ridley Scott pero en este caso carga casi todo el peso actoral en Norah, un personaje con matices personales que la hacen emocionalmente más interesante. En sus decisiones y reflexiones (iniciales y finales) vemos que es una mujer compleja y con gran carga emocional encima. 

“Underwater” trata de supervivencia. También de naturaleza, de meternos donde nos llaman. Pero aquí lo que nos mantiene pegados a la butaca es la supervivencia. Y ese desastre inicial en un laboratorio que se encuentra en las profundidades marinas. Cuando a los pocos minutos de película (aquí van directos al grano) algo explota y empieza la lucha de los miembros que sobreviven a dicho desastre por seguir vivos...


 

Entre ellos encontramos un Vincent Cassel que ya hace años que ha abandonado su imagen de tipo duro... ¡como olvidar su papel en “Dobermann”! Aquí es un hombre más tranquila pero atormentado, que sigue llenando la pantalla con su sola presencia. Aunque ojo, no olvidemos que la estrella aquí es Kristen. Kristen y el maravilloso uso de la oscuridad y los sonidos para llevar al espectador al mismo ambiente claustrofóbico que sufren los protagonistas de la película.

Si Norah es la nueva Ripley, “Underwater” es la hermana pequeña de “Alien: el octavo pasajero”. Copiando recursos como los pasillos, imágenes icónicas como esa protagonista en bragas, débil a la vista pero fuerte en sus acciones... Y, cómo no, con un monstruo. Un monstruo del que sólo se disfruta totalmente en el tramo final de la película. Quizás eso sirve para que el espectador gane un plus en acción, pero me planteo qué habría sido de “Underwater” sin desvelar la guinda del pastel.

Puede que sea necesario para un buen fin de fiesta, pero... ¿arriesgarse habría valido la pena? Ser una especie de “Cloverfield”... ¿habría sumado o restado?. No lo tengo claro...

El final es poético y gustará al público, pero no sorprende. Y ahí es donde lo de los riesgos toma vida. A pesar de la ausencia de los mismos, reconozco que “Underwater” es totalmente recomendable. Y tengo claro que si Ripley tuviera que elegir compañera de viaje para volver un día a partirse la cara con bichos, se quedaría sin dudar ni un segundo con Norah...

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios