Publicidad
Viernes, 13 Septiembre 2019 13:51

Crítica de la película IT: CAPÍTULO 2. Los mismos 'pecados' que su antecesora.

Escrito por  Publicado en Críticas películas 2019-2020 , Reviews películas 2018-2019, Reseñas películas 2019-2020, Estrenos películas España 2019-2020

Con Jessica Chastain y Janes McAvoy y unos destacados Bill Hader y James Ransone.


Unos 170 minutos usa Andy Muschietti para cerrar la adaptación de IT, la obra de Stephen King. Si hace 2 años, llegaba también de la mano de Muschietti, la primera parte o duelo por decirlo de alguna manera, ahora asistimos al cierre. Donde antes los niños peleaban contra Pennywise, es ahora 27 años después cuando esos mismos niños ya adultos vuelven a Derry para acabar lo que ya parecía finiquitado.

Interesante elección de actores para dar vida a nuestros protagonistas en esta segunda parte. Al dúo de estrellas cinematográficas que son Jessica Chastain y Janes McAvoy, tenemos que destacar en especial a Bill Hader en el papel de Richie y a James Ransone como Eddie. Son los dos personajes que más fragilidad mostrarán y que, al mismo tiempo, más risas arrancarán del público. Unas risas derivadas de unos chistes, que a quien esta crítica escribe,  le parecen excesivos e incluso quitan hierro al asunto de una película de miedo. Que es precisamente eso: dar miedo. 


 

La película vuelve a pecar del mismo error que en su antecesora: deja a todo el mundo boquiabierto con un principio/primera aparición de Pennywise brutal y luego se va “desinflando”. No a nivel de espectacularidad y gore, aunque aquí quizás el gore sea menor que  en la primera parte, sino a nivel de tensión. No se consigue en ningún momento que uno/a este pegado a la butaca, preocupado por lo que va a pasar. Entre otras cosas porque todo lo que va a pasar se anuncia demasiado. 

Lo malo es que parece que al espectador eso ya le da igual. No importa saber que la vieja no será tan adorable como parece ser y  que esa estatua está para algo más que “liarla”. El espectador disfruta de lo palomitero y “perdona” lo previsible de todo. El espectador flipa con los efectos especiales (que a mi me parecen excesivos). La película, incluso se permite el lujo de unos “cameos” totalmente innecesarios y que rompen todavía más la sensación de estar ante una película cuyo objetivo es dar miedo, mucho miedo.

Incluso uno aprecia “homenajes” a otros clásicos. Esa “araña” que parece sacada de “La Cosa”. Esa escena en el baño, recordando mucho a “Carrie”. No tengo nada en contra de los homenajes, pero no en un producto como este. Y lo peor es que da la sensación que esos 170 minutos han sido diseñados para que el producto parezca más fastuoso, más grande, más espectacular. Y uno tiene claro que con 120 ya habría tenido de sobras.

Aún así, vayan a verla, pero no esperen pasar miedo. Vayan a verla porque son fans de Stephen King, vayan a verla porque ya vieron la primera y es como una “tradición” acabar las sagas, vayan a verla porque Pennywise es un “cabrón” adorable. Pero no olviden lo que antes comentaba, no esperen pasar miedo. Ese no parece ser el objetivo de Muschietti.

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios